Portada

Portada
Regresar a portada

sábado, 21 de enero de 2012

La solución cubana está en el respeto al semejante y a su derecho ciudadano, no estará en el Ermitaño Ideológico

Horizonte no lejano
Guste o no a quién le guste y pésele o no a quién le pese, para encontrar la paz en Cuba  hay que dejar de ser hipócritas, para ser respetado hay que respetar, el concepto propio cuando se convierte en ermitaño y regionalista termina siendo hipócrita y dictatorial

Por. José A. Montoya

Sigo insistiendo en que la solución cubana está en el respeto a los demás, en el reconocimiento de los derechos de otros, en evitar no hacer del semejante un ignorante ni menospreciarlo, ni consignarlo a la condena de los criterios propios, respetar todos estos principios es la solución de nuestra patria cuba, porque mientras que se ignore a los que tienen derechos, se marginen y existan alguien que se considere superior a los demás, no existirá paz alguna, porque cuando uno no está de acuerdo no lo estarán 11 y 111, crecerá la contrariedad y el pugilato, y con ello las divisiones, es poco práctico e inteligente subestimar al último de los cubanos, porque ese último podría ser la diferencia para el bien o el mal, incluso, ser más astuto que los más considerados así, en los asuntos cubanos es de responsables calificar a todos aquellos que actúan de buena intención sin provocar insultos ni beligerancias que traigan consigo las desgracias y la desolación tras la muerte, calificarlos de serios, porque toda buena intención es honesta, es pura y es de corazón, y no se trata de ser democráticos, sino justos, respetuosos de las ideas y consideraciones de los demás, respetar sus sentimientos, sus buenas acciones y su forma de actuar frente a nuestra situación, todo se trata de compartir las ideas y diseñarlas abstractas adaptadas a lo que mejor convenga a todo nuestro pueblo, sin pugilatos ni mentiras, para desmembrar la tiranía o los regímenes carcomas no se debe de utilizar la mente de carcoma, hay que por encima de todo interés propio ser honestos, sencillos y verdaderos seres humanos, dejar de reconocer el mérito del compatriota que busca soluciones, aunque no forme parte de nosotros mismos o nuestras ideas o ideologías, hay que respetarlos, mientras que no estemos hablando de individuos que practican la venganza y el terrorismo. Por lo demás, considero que quienes practican la individualidad y el egocentrismo en nuestra situación cubana, sólo contribuye con ello a más división y a que nunca veamos una solución real en el horizonte cubano, porque provocan respuestas agudas que dividirán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada